250
The lodge

Pais posible

PROPUESTAS QUE CONSTRUYEN

Los candidatos que la semana nos dejó

Escrito por 02 Oct,2016

Por @andresmideros

 

El próximo 19 de febrero se elegirá nuevo Presidente de la República, así como asambleístas para el poder legislativo. Toma relevancia la elección presidencial toda vez que será el término de un ciclo de 10 años liderado por Rafael Correa Delgado. Esta semana marca un primer hito hacia las elecciones. El tiempo de las definiciones internas de movimientos y partidos, así como de sus alianzas y pactos. Como está organizado el proceso democrático electoral, lo primero que se debe lograr es ser candidato, después ganar las elecciones, y finalmente gobernar. Cada momento tiene lógicas, disputas y tensiones particulares. En todos se van definiendo los programas, y los apoyos.


De las candidaturas de Dalo Bucaram (por Fuerza Ecuador, el “nuevo” PRE) y de Washington Pesantez (por Unión Ecuatoriana) no hay mucho que decir, candidatos de ambiciones personales con bajo apoyo según las encuestas. Está pendiente el resultado de las conversaciones entre Álvaro Noboa (de Adelante Ecuatoriano Adelante, el “nuevo” PRIAN, y ex candidato del PRE) y el derrocado Lucio Gutierrez (del Partido Sociedad Patriótica, PSP), que pueden caer en una “nueva” candidatura de ambición personal, o apoyar a las candidaturas de derechas. También pendiente la definición de Centro Democrático (de Jimmy Jairala) de ir con candidato propio por el centro del espacio político, apoyar a la Lenín Moreno desde el Frente Unidos, o apoyar a otro candidato (difícilmente a Chyntia Viteri o Guillermo Lasso). Sin duda un interesante aliado para cualquiera.


Entre quienes tienen opciones. Por derechas Guillermo Lasso (candidato por CREO, ex banquero, y ex Ministro de Jamil Mahuad) es segundo en las encuestas, con un discurso de desmontar todo lo hecho durante el gobierno de Rafael Correa, es el extremo que quiere cambiarlo todo, porque todo está mal, y viene a refundar la patria. Es quizá la mejor opción electoral para las derechas (aunque ni Nebot ni las derechas de la sierra llegan a acuerdos con él; por algo será, se conocen) y seguro tendrá un bloque importante en la Asamblea Nacional, suficiente para negociar con poderes económicos. Sin embargo, la mejor opción para las derechas convencidas es Cynthia Viteri (bajo la tutela de Jaime Nebot, y la sombra de León Febres Cordero) trae de vuelta al Partido Social Cristiano; y Nebot la hace candidata por “La Unidad” recordándonos la política de palos y golpes, junto a sus nuevos aliados de AVANZA (de Ramiro Gonzaléz, ex ID y ex Presidente del IESS durante el actual Gobierno) y del Movimiento Concertación (de César Montufar). Si se da segunda vuelta, lo más seguro es que a Lenín Moreno le toque competir contra un candidato de derechas (Lasso con más opción al momento). Que ganen las derechas es peligroso para continuar el cambio hacia el progresismo, pensemos en Argentina. Sin duda las derechas (entre CREO, PSC y sus aliados) lograrán un bloque importante en la Asamblea, peligroso también para mantener políticas progresistas, pensemos en Brasil.

 

Por la ambigüedad del centro, Paco Moncayo consolida su estrategia desde el “Acuerdo Nacional por el Cambio”. Logró la candidatura por la “nueva” Izquierda Democrática (ID), después de que Jefferson Pérez dejó de ser opción, Paúl Carrasco se derechizó, y María Paula Romo (“nueva” afiliada de la ID, superando el febres-borjismo que se criticó en el pasado) no tuvo los apoyos necesarios. Moncayo con la ID bajo el brazo (a la cual nunca se ha afiliado), y caminando junto a Wilma Andrade, logró los apoyos de Lourdes Tibán (precandidata por Pachakutik) y Lenín Hurtado (precandidato por el Movimiento Popular Democrático, MPD). Se podría decir que así se le fue lo “nueva” a la ID, pero mejoró sus opciones. Se espera el resultado de sus negociaciones con SUMA de Mauricio Rodas y Guillermo Celi, para saber si mejora opciones cediendo lo de “izquierda”, o no. En todo caso Moncayo está escogiendo quienes se suben a su camioneta. Enrique Ayala Mora y Mery Zamora también están, entre otros/as.

 

Por su parte, Alianza PAiS (AP) confirmó lo evidente, la razón no pide fuerza: Lenín Moreno como candidato a la presidencia. No sólo porque lidera las preferencias ciudadana y las encuestas, sino además porque cuenta con el mayor liderazgo, después de Rafael Correa, del movimiento político al que representa. Un movimiento (nunca partido) que ha pasado por un momento de intensa (para muchos/as molesta) disputa interna (sin debates explícitos, ni públicos) para pensarse más allá de Rafael Correa (sujeto histórico de cambio), y de diez años en el Gobierno. AP es un movimiento que aglutina diversas tendencias, y debe partir por reconocerse como tal para que las disputas sean menos molestas, con más debates y más abiertos. Eso permitiría incluir. Lenín Moreno planteó su regreso al país y aceptó la candidatura con “la mano tendida” para dialogar con todos los sectores (de la sociedad) en función de los grandes objetivos nacionales, reconociendo el cambio logrado en los últimos años así como la necesidad de profundizarlo y de dar paso a correcciones que sean necesarias. Se plantea así un candidato que representa a los sectores más progresistas. El binomio, también sin sorpresas, se confirma en Jorge Glass. De esta manera AP apuesta a un acuerdo interno de unidad para ser "más fuertes". Se pretende así consolidar el “voto duro” de AP (El Presidente indicó que es del 38%, que con buena campaña da para ganar en primera vuelta). Parece que hasta el momento se ha visto para adentro, para definir binomio. Falta oficializar las listas para la Asamblea Nacional, y de esa manera los equilibrios de las tendencias. Es momento de mirar hacia afuera para ganar las elecciones, con claridad en las expectativas y demandas de la ciudadanía; y sabiendo que la conformación del binomio y de las listas de asambleístas traerá tanto beneficios como costos, y que en ningún caso el “voto duro” es suficiente para ganar. Se debe incluir, y tener claro a quienes se quiere incluir. Asumir que es a las derechas a quienes se debe vencer, no por PAiS sino por el país.

 

Finalmente, los ausentes en la definición de candidaturas han sido las organizaciones sociales. Si se prefiere, la sociedad organizada más allá de movimientos y partidos. Son la base del poder popular y la democracia radical. Es entender la democracia más allá de elecciones, y lo público más allá de lo Estatal. La democracia netamente representativa está agotada, y los movimientos y partidos en ningún caso sustituyen a la organización autónoma de ciudadanos y ciudadanas. No se puede profundizar un proceso de cambio progresista negando la importancia de la organización social. Los siguientes momentos (ganar las elecciones y conformar gobierno) dependerán en gran medida de cómo se mira a estos sectores. La “mano tendida al diálogo” de Lenín Moreno, su capacidad de hablar sin tecnicismos y bajo el sol, con la camisa blanca, y su compromiso con la inclusión da esperanza.

Leído 3601 veces Modificado por última vez el 02 Oct,2016
Valorar este artículo
(5 votos)
You are here:   HomeBlogPaís PosiblePais Posible BlogLos candidatos que la semana nos dejó