250
The lodge

Pais posible

PROPUESTAS QUE CONSTRUYEN

Binomios y alianzas. ¿Y las propuestas?

Escrito por 31 Oct,2016

Por @andresmideros

 

Los candidatos a la presidencia para el próximo 19 de febrero han estado en búsqueda de binomio y de alianzas; unos suman y otros pierden. En la agenda está la conformación de listas para la Asamblea Nacional, en eso se concretan las alianzas que han hecho la mayor parte de candidatos y en el caso de AP sus propias disputas internas. La prioridad está en cerrar listas y buscar “unidades” (para cerrar filas), dejando al margen el generar contenidos. En este escenario poco se ha dicho sobre propuesta concretas para el país; y vale señalar que los borradores de “programas de gobierno” que circulan no son una buena carta de presentación (hay que esperar a los programas oficiales para comentarlos).

 

Las estrategias “comunicacionales” parecen centrarse en “demostrar” cuál es la peor de las opciones, generando opinión de desprestigio (como que “los políticos” no estuvieran ya suficientemente desacreditados en el imaginario colectivo). Un mal que tenemos hace tiempo, que pretende reemplazar a la política por el marketing, al debate por la propaganda, al programa por las encuestas, y al discurso por el meme de Internet. Lejos estamos de recuperar a la política para discutir los grandes objetivos nacionales. El “consumismo” se está tomando las elecciones. Al marketing le conviene apelar a sentimientos maximalistas (todo bien, o todo mal), aprovechando que el voto no es racional. Poco se ha hecho para generar un voto reflexivo, y motivar el debate de ideas y la movilización social. Hay que superar el estado de debate de “ya ganamos, ya lo hicimos” y el de “todo mal, mejor todo lo contrario, si podemos vivir mejor”. Ambos discursos se han quedado vacíos.

 

¿Los binomios son un “disparo al pie”?

 

Las derechas cierran filas junto a la banca. El ex-banquero Guillermo Lasso apuesta a Andrés Páez (ex I.D.) dejando a Quito fuera de su papeleta (no es mayor problema, el problema es que lo había ofrecido), y mejora las opciones de subir apoyos al General Moncayo. En CREO, Lasso es caudillo con la propuesta en desmontarlo todo, cerrar la Senescyt, la Senplades, bajar impuestos, “libertad” de elegir entre seguridad social y seguros privados. Receta conocida de los años 80s y 90s. En alianzas ha logrado el apoyo de SUMA de Mauricio Rodas, a cambio del primer lugar en la lista de asambleístas (algo que la I.D. no quiso cederles, ya que es el puesto -merecido- de Wilma Andrade); también tiene el apoyo de Paúl Carrasco (otro ex I.D., que estaba en negociaciones previas con la “Unidad” de Jaime Nebot). Personas cercanas a Lasso han mostrado lo peor de las derechas: el miedo de que gobiernen los “muertos de hambre”, y la importancia de “una buena primera dama”. Por su parte, Cynthia Viteri se va quedando sola (ya le pasó en 2006) y bajando en encuestas; el último rompimiento de la “Unidad” de Jaime Nebot ha sido con Ramiro González (ex I.D.) y su movimiento AVANZA (que creó siendo ministro del Gobierno de A.P.). En propuestas se repite bajar impuestos. En binomio se acerca al sector bancario de la sierra, donde suenan Rodrigo Paz (ex D.P.) y Mauricio Pozo (ex Ministro de Lucio Gutierrez).

 

El General Moncayo ha mostrado habilidad para las alianzas. Sin ser miembro de la I.D. logró ser su candidato y sumar al Acuerdo Nacional por el Cambio (con ex MPD, unos de Pachakutik, ex Socialistas, ex Alianza País). No logró la alianza (que buscó) con SUMA y Mauricio Rodas (porque algo debía quedar en candidaturas para quienes formalmente son I.D). Consiguió el apoyo de Jimmy Jairala y su Centro Democrático (duro golpe para Alianza PAiS). El binomio lo propone Jairala: el banquero Mario Canessa (o su delegado). Las propuestas también las pone Jairala: bajar impuestos, la alianza del pacífico, negociar con el Banco Mundial, abrirse a la banca extranjera. Es tan amplió el abanico de alianzas que cualquier cosa podría salir de ahí. Al momento, con la declaración del General Moncayo de apoyar a cualquiera (es decir a Guillermo Lasso o Cynthia Viteri) en segunda vuelta, las propuestas de Jairala, un potencial binomio de la banca, la historia de gestión que tiene (junto a Andrés Vallejo de la I.D.) del Municipio de Quito vía Corporaciones y Empresas (“autónomas”) lo alejan de la idea de un programa “progresista”. En alianzas nunca es claro, pero la balanza de Moncayo se pone en derechas hasta el momento.

 

Lenín Moreno, candidato de Alianza PAiS (AP), tiene como binomio a Jorge Glas. El binomio es una apuesta de AP por la “unidad” interna, que frente a la tendencia de continuidad del proyecto de cambio que representa Moreno, representa la tendencia del continuismo. Y poco atrae a otros sectores progresistas, lo que coincide con una caída en las encuestas y por ende en la posibilidad de ganar en primera vuelta. Además, se han hecho públicos casos de corrupción como los de Petroecuador, y se posicionan en la opinión pública otras dudas vinculadas a la gestión de sectores estratégicos y de la comunicación, principalmente. En las alianzas se ha perdido el apoyo del Centro Democrático, y se mantienen movimientos indígenas de la sierra centro, algunos socialistas, el partido comunista y otras organizaciones dentro del Frente Unidos. A la fecha, no hay nuevas alianzas formales; si hay organizaciones sociales que desde afuera y más allá de AP se organizan para apoyar la candidatura de Lenín Moreno. La agenda del candidato se ha centrado en reuniones previamente organizadas para consolidar los apoyos internos. La principal apuesta ha sido marcar un nuevo estilo de Gobierno, abriendo diálogo con todos los sectores, reconociendo (y partiendo de) el cambio histórico que han significado los últimos diez años para el Ecuador, pero marcando distancia al señalar por ejemplo que hay cosas que mejorar. Como propuestas concretas ha planteado apoyo mediante financiamiento y asistencia técnica a emprendimientos juveniles, y universalizar la seguridad social para adultos mayores. Como en los otros casos, no se conocen detalles.

 

Hasta este 18 de noviembre se espera la inscripción formal de los binomios y las listas para asambleístas, así como la presentación de programas de gobierno. Es esto último lo que requiere mayor atención. El desempleo y la crisis económica es la principal preocupación de la ciudadanía. Sobre esto hay que dar claridades en los programas de gobierno: acceso a crédito, inversión privada, tratados comerciales, política fiscal (impuestos e incentivos), generación de empleo directo, derechos laborales, seguridad social. Las acciones en este frente marcarán las diferencias, sobre apostar por recetas neoliberales en favor de las grandes empresas (el capital), o por dar impulso a economías populares y solidarias y a una mejor (re)distribución de la riqueza. Pero también en otros aspectos, entre los que destacó al rol de la política social, y la visión frente a la garantía de derechos desde el Estado (salud, educación, vivienda, primera infancia, adultos mayores, juventudes, inclusión económica, seguridad social), y como articular la política social con la fiscal y la ambiental. Además, se debe aclarar la visión de sociedad que se propone y cómo trabajar en demandas legítimas de expansión de derechos y de igualdad (matrimonio igualitario, despenalización del aborto en casos de violación, igualdad de género, étnica y de discapacidades). Y finalmente, la posición frente a la corrupción. La ética, la fiscalización y la lucha contra la corrupción (en todos los niveles públicos y privados) deben estar más allá de cualquier pacto, no es algo negociable.

Leído 3459 veces Modificado por última vez el 31 Oct,2016
Valorar este artículo
(1 Votar)
You are here:   HomeBlogPaís PosiblePais Posible BlogBinomios y alianzas. ¿Y las propuestas?